Si se vive en una residencia unifamiliar con buhardilla o en zonas en las que la electricidad llega a duras penas o los cortes de suministro son frecuentes, una solución puede ser la instalación de paneles solares.


Colocando unos paneles solares en el tejado de casa se podrá disponer de luz eléctrica prácticamente de continuo, porque el exceso de energía de los días más soleados se almacena en un acumulador (batería), por lo que se tendrá que disponer de un espacio suficiente para colocarlo. Este tipo de instalaciones produce más electricidad que la que se consume y normalmente se vende a las compañías eléctricas.


Las instalaciones solares térmicas están conectadas a la red y permiten calentar el agua caliente sanitaria, la calefacción (sobre todo a través del suelo radiante, aunque pueden utilizarse también radiadores), calentar el agua de las piscinas etc. Con estas instalaciones se podrá ahorrar mucho dinero en energía.


Póngase en contacto con nosotros para gestionar un presupuesto sin compromiso o recibir más información.